miércoles, 27 de noviembre de 2019

LUCÍA RODRIGO VICENTE,alegría y magia


Se dice que el arte lleva al niño a expresar todo su mundo interior. Sea en la pintura, dibujo, escritura, etc. Quizás no lleguen o no quieran ser artistas. Pero el arte les ayudará a crecer como personas y hará que la sensibilidad aparezca, nazca en ellos. 

Es por eso que la mamá de Lucía, Lidia la incentivó a leer libros y vaya si lo aprehendió, una niña de tan sólo ocho años que ya ha publicado dos libros. Y que sueña con tener una gran biblioteca. Y ya va en camino. Es de España y hoy llega a mi blog.


--Cuéntame Lucía, ¿Desde cuándo escribes?

Yo cuando era muy pequeñita ya me encantaba leer y bueno, pues le decía a mi madre: -voy a escribir un cuento. Y ella me decía: -Vale. Y yo escribía cuentos pequeñitos. Y con cuatro años escribí mi primer cuento que se llamó "La Pececita". Ella buscaba a su amiga la Sirenita pues no la encontraba. Y  así se va encontrando con diferentes animales que la ayudan a encontrarla. Escribo desde pequeña y me encanta.


--¿Cuándo publicaste tus libros y que cuentan?

Yo ya escribo desde pequeñita como ya os conté. A los seis años escribí un cuento como más elaborado. Y decidimos buscar editoriales. Me gusta que la gente lea lo que escribo y transmitirles cosas buenas a los demás. Un día estaba escribiendo, dibujando y leyendo. Y mi madre me dijo: -Lucía, hemos conseguido publicarte el libro. Y yo no me lo creí. Fue súper chulo. 

"La Fantasía": Este cuento va sobre una madre y su hijo. La  madre cree más en la magia y su hija no. Entonces se van de vacaciones sin saber que iban a un paraíso  de fantasía, y en el coche discutían si existía o no la magia. Cuando de repente atropellaron a un conejo blanco. Se acercaron muchos animales y les dijeron: -Habéis atropellado al Rey del Paraíso de fantasía. En ese lugar vieron cosas muy interesantes, tuvieron chulísimas aventuras, y la moraleja es que debes creer en la magia porque existe, es verdad. Mucha gente no cree en la magia aunque debería. La lectura es magia. Existe. 
Al final hice un test de preguntas ya que a mi me gusta responder preguntas al leer un cuento. 

Al 2do libro, "El Club de la historia perdida"lo escribí con siete años y salió publicado cuando tenía ocho. Este libro cuenta sobre unos padres dejan a sus dos hijos pequeños al cuidado de sus dos primas mayores, porque inesperadamente tienen que marcharse de viaje por motivos de trabajo. Y entonces, entre los cuatro, deciden crear un club. Como a todos les encanta leer, toman un libro muy antiguo que hay en la biblioteca de los padres, y resulta que es un libro mágico que les transportará a la Selva del Amazonas. Allí vivirán muchísimas aventuras, que además de ser divertidas y emocionantes, les enseñarán a trabajar en equipo. Los niños se llaman Gina y Esteban, y las primas mayores Aynara y Carla. Carla no creía en formar el club, pero luego cambia. 


 --¿A qué grado vas y cómo se llama tu escuela o colegio al que asistes en Badía del Valles en España?

Curso 4to año de primaria y voy a la Escuela La Jota. Me encanta aprender, estudiar. Me va muy bien, saco buenas notas. Y me encanta jugar con mis amigos, me gustan mis profesores. Soy muy feliz en esta escuela.


--¿En que momento del día te gusta escribir?

A mi me gusta escribir cuando tengo días festivos o tengo vacaciones, que no siempre las tengo ya que hago gimnasia rítmica, estudio piano, las redes sociales, los videos de lectura ,es como que no tengo mucho tiempo. Pero cuando no tengo nada que hacer escribo por las mañanas cuando acabo de despertar, de soñar, estoy más descansada. Estoy muy inspirada. 

Entre el cole que entro a las 9 y salgo a la 1. Luego rítmica y piano. Así que busco un huequito, un momento para leer, para el canal y las redes sociales.


--¿Cómo nació la idea de tener un canal en YouTube? Se llama "Los lápices mágicos de Lucía".

La verdad al armar el canal en YouTube pensé en los niños que no les gusta leer. Están normalmente con el móvil, yo quiero que lean. Y si lo están mirando y miran video en You Tube, a través del móvil voy a tratar de fomentar la lectura con el móvil. Lo hago por eso para que disfruten como yo. Es una cosa buena leer.


--¿Cuál es la cantidad de libros que tienes en tu súper biblioteca?

La verdad que yo en mi biblioteca pues tendré aproximadamente entre 250 y 300 libros. Los que me madan, los que pido para Papá Noel, Reyes, para los cumples y los que van a llegar. Libros de todo tipo, novelas, cuentos, del sistema solar, de animales. Hay muchos que ya lei. Y otros que me falta leerlos. Y que me sigan llegando, pues vamos, me encantan. Mi habitación favorita en casa es la bilbioteca. No quiero una sala de videojuegos, prefiero mi biblioteca. 


--Se que te gusta hacer manualidades, dibujar, bailar. ¿Que otras cosas haces cuando llegan las vacaciones?

Cuando estoy en vacaciones, aparte de leer, hacer manualidades, dibujar, practicar gimnasia rítmica, toco el piano. Me encanta la ciencia, juegos de ciencia. Cocinar también me gusta mucho. Jugar juegos de mesa con mi hermana, jugar con primos, amigos. 








Gracias a Lidia, la mamá de Lucía por decir que si a la entrevista. Y a Lucía en especial por querer responder a mis preguntas. 

Leticia Teresa Pontoni.

martes, 15 de octubre de 2019

Con sólo cinco piedritas



Sí, cuando eramos chicos solíamos jugar tan sólo con cinco piedritas.

Algunos chicos piensan que los adultos nos aburríamos cuando éramos niños. No existía nada tecnológico que captara nuestra atención. No había computadoras ni sitios web, pero nos divertíamos mucho. Y éramos felices.

La Payana, llamada también payanca o payaya la cuál se practica con cinco piedras pequeñas u objetos similares era un juego que se practicaba todo el tiempo. Se arroja una de las piedritas al aire y se la vuelve a tomar sin que caiga al piso.

Espero que en algún pueblo o pueblecito de algunos países se siga jugando. 

Ahora ya la mayoría de los niños por ejemplo está acostumbrado a usar Google o googlear para saber la  definición de algo, ya no van a las empolvadas enciclopedias que en sus hojas nos enseñaban y explicaban de todo. 

Y para aprender como hacer algo van a YouTube. Todo ha cambiado. Los juegos también. Los juegos se ven en la pantalla. 

Pero dejemos lugar a lo que viene. Y tratemos de no olvidar las buenas cosas de otros tiempos. Seguramente habrá cosas que nos gusten o no.

Esperemos a ver que traen los próximos años.


Leticia Teresa Pontoni.

©

lunes, 2 de abril de 2018

ROMINA AVANZINI,y su arte infantil


Hoy me visita una artista plástica de Córdoba, Argentina con su arte. Ella es ilustradora infantil, historietista y acuarelista. Disfruten sus dibujos.










Gracias a Romina por difundir su arte en mi blog.

Leticia Teresa Pontoni.

domingo, 1 de abril de 2018

LA BÚSQUEDA DE LOS HUEVOS DE PASCUA





Hoy les cuento una historia verdadera que sucedió hace mucho tiempo.

Cada año en vísperas de una nueva Pascua, Héctor y su hermano Rubén de ocho y nueve años respectivamente, juntaban huevos, los hervían y cuando estaban fríos comenzaban a pintarlos para luego esconderlos y jugar a la búsqueda de los huevos de pascua.

Se hervía yerba para lograr el color verde, el bordó de las remolachas, el verde de la acelga para otro tipo de verde, el naranja de la zanahoria, buscaban pinceles y luego pintaban, todo era comestible. Los huevos quedaban vistosos y brillantes. No había colorantes de miles de colores como existen hoy en pleno siglo XXI donde el mundo de la repostería es tan amplio y lleno de cosas para decorar tortas.

Se escondían por todo el gran patio lleno de árboles, arbustos y flores, y en ese día de pascua todos los primos buscaban los huevos, quiénes se divertían, corrían y reían mucho.
Era un juego en familia que alegraba a todos. A las tías, primos, a mamá, al abuelo. El reía a carcajadas sabiendo donde estaban escondidos los huevos y se escuchaba su voz que les decía: ¡Frío! Si estaban lejos. O ¡Caliente! Si estaban cerca del huevo.

También sostenían un huevo en sus manos cada chico y lo chocaban, si no se rompía significaba que esa persona que chocaba con el otro lo quería más.

Y después festejaban la pascua comiendo chocolates, nueces almendras, castañas, y roscas de pascua.

¡Qué buenas pascuas pasaban en familia!


Leticia Teresa Pontoni.
©

viernes, 22 de diciembre de 2017

Y otra vez...la Navidad



Otro año va pasando.
La Navidad va llegando.
Al arbolito juntos, ya
lo armamos.
Esa vieja tradición
que muchos siguen.
Casi todos lo arman.
Es simbólico.
Y a todos nos alegra.
Otro año va pasando.
Otro año va terminando.
Sueños, risas y lágrimas
que seguro se derramaron.
Sigue soñando.
Sigue esperando.
Otra Navidad llega.
Y los regalos te están
esperando.


Leticia Teresa Pontoni.

© 

lunes, 22 de mayo de 2017

Upa Ula, Upa Ula



El gran volcán,


Upa, Ula, Upa Ula


Su gran boca abrió.


Su gran cantidad de lava


el quiso largar.


La lava caliente, viscosa


y fluída   la tierra tocó.


Recorrió largas distancias


y a muchos asustó.


Muchos pueblos a otros


lados se marcharon


cuando la noticia


se expandió.


Violenta y espectacular


la lava color naranja


con su fuerza llegó.


Pero el volcán Upa Ula, Upa Ula


de nuevo se durmió.


Sus grandiosas luces al


mundo ya mostró.


Y ahora calló su voz.


El volcán Upa Ula, Upa Ula


Otra vez se durmió.




Leticia Teresa Pontoni