lunes, 8 de noviembre de 2010

“EL ORIGEN DEL PERRO: ¿DESDE CUANDO ESTÁN CON NOSOTROS?”


Mientras que en la época del cristianismo en Oriente se lo trataba como a un ser detestable, el tiempo logró que todo cambiara. Pertenece a la familia de los cánidos, tiene una enorme lealtad, y con sentidos muy desarrollados. Se dice que estuvo desde la creación del mundo, luego de la desaparición de los dinosaurios las condiciones atmosféricas favorecieron que se desarrollaran nuevas especies de seres vivos como los mamíferos. 60 millones de años atrás donde hoy se encuentran Asia y Europa, vivió el “cynodictis” considerado como el antepasado del perro actual. Todas son conjeturas que se tejen alrededor de este ser tan especial que nos divierte y acompaña. Hace 10 millones de años aparecía el verdadero “canis” y hace 500.000 es probable que apareciera el “canis lupus” actual perro. Ciertas influencias genéticas hubo desde el lobo asiático y el lobo europeo. Los animales salvajes se adaptaron a vivir cerca de nuestros antepasados cuando iban de cacería. Y así la relación entre hombre y animal creció.

Otras culturas lo aceptaron como una divinidad, cuando morían, los momificaban y colocaban en sus propias tumbas.

El mastín más antiguo que se conoce es el mastín tibetano; en Asiria se representó a un soldado que sostenía a un perro de la correa; formó parte en los campos de batalla junto a los soldados; siendo guardián de rebaños y guardián de los hogares.

Los griegos adoptaron a los perros como cazadores y guardianes. En Roma apareció la figura del perro en pinturas y murales. En Pompeya se halló un mosaico con la figura de un perro.

Al grupo de los cánidos también pertenecen. El dingo australiano, el lobo, el coyote.

Mucho se podrá decir de su historia, esto es sólo una pequeña reseña. Pero yo les puedo asegurar que en estos tiempos no sólo es guardián, también suele ser un consuelo para muchas personas solas. El perro es un fantástico animal, no olvidemos cuidarlo, curarlo, alimentarlo, aguantarlo cuando es viejo. El es la mejor mascota que existe, y eso lo sé.




Leticia Teresa Pontoni