lunes, 23 de agosto de 2010

LA RATA TEJEDORA

En la vieja buhardilla
trabajando sin cesar,
una vieja rata teje,
teje y teje sin parar.

Calcetines y mantones,
son muchos, son montones,
es que debe terminarlos
ni bien lleguen sus patrones.

Ya es de noche y sin parar
la vieja ratita sigue
mueve de aquí para allá,
todo el día su telar.

Pero la vieja ratita,
un poco cansada está,
ya no está para estos trotes,
algo tendrá que cambiar.

Un buen día se enferma,
una gran gripe la aqueja,
es tan fuerte que pronto,
el mal se le aleja.

Vuelve de nuevo al trabajo,
algo tienen que comer,
ya sana se apresura
pues hay tanto que tejer.

Pero los días domingos
descansa de su telar,
y sale todo el día,
con sus hijos a pasear.


Leticia Teresa Pontoni.