domingo, 1 de febrero de 2009

El gusano Beto y la pequeña manzana


Leticia Teresa Pontoni
© 2009


Una manzanita chiquita,
dulce y redonda.
Cuando de repente
alguien se asoma
desde su interior.
Es Beto, el gusano.
El gusano verde,
grande y preguntón.
Una manzanita chiquita,
redonda, y muy rica
junto a dos limones
que allí se quedaron.
En una gran fuente
junto a la heladera.
Y Beto le pregunta a la
manzanita:
-¿Por qué no eres gorda?
Y la manzanita muy tímida
dice:
-Mi mamá es más grande,
yo soy pequeñita.
-Creí que tú eras jugosa
y rellena, y muy, sí
muy, muy fresquita,
pero me engañaste.
-No quise engañarte,
sólo soy así.
Y Beto el gusano decide
dejarla.
Una nueva manzana el
ya encontrará.
Y la manzanita chiquita
y redonda triste se quedó.
Los grandes limones
ya desaparecieron.
Alguien los usó.
Y Beto el gusano, otra
manzana encontró.
Algo más grande y jugosa.
Y tranquilo se quedó.