domingo, 1 de noviembre de 2009

El Hada triste


No sabemos el porqué.
No sabemos ni cuándo,
ni cómo.
Pero el hada de los bosques
muy triste se volvió.
Su cara de pronto bajó,
Se acurrucó.
Sus cabellos la cubrieron.
Quieta ella se quedó.
Nada quiere saber.
A nadie quiere oír.
Es que los árboles
han perdido su color.
Las flores ya no poseen
aquel rico perfume.
Las abejas no liban
en ningún lugar.
Las vaquitas de San Juan
ya no vuelan por ahí.
Todo está seco y muerto.
¿Pronto esto pasará?
Quién lo sabe.
El hada de los bosques
no cree que esto cambie.
Mientras la mente humana
no cambie.

El medio ambiente morirá.


Leticia Teresa Pontoni
© 2009

2 comentarios:

maría magdalena gabetta dijo...

hermoso Lety!!! y muy real la tristeza de tu hada! Besitos. Magda

maría magdalena gabetta dijo...

Precioso y educativo. Besos. Magda